sábado, 12 de marzo de 2011

CESAR CARACAS EL MURALISMO HECHO VERBO.

CESAR CARACAS EL MURALISMO HECHO VERBO.: "
César Caracas, uno de los maestro de la pintura y muralismo nacional, se despidió esta semana luego de una larga enfermedad, dejando una obra sólida en las artes visuales; su trayectoria y su magisterio son reconocidos por varias generaciones

No importa el tiempo que se lleve fuera del país de origen, ni a la edad con que se emprendió el camino ni las circunstancias que motivaron la partida, la patria, como concepto íntimo, propio, siempre acompañará al individuo donde quiera que acampe. Ese ambiente se refleja, a nivel popular, en las comidas y los olores, que llegan a evocar a la familia, la casa, un parque, un lugar determinado, un árbol, un encuentro. Con la música, en una tonada que transporta a una plaza, a una calle, a algún rincón oculto donde un primer beso o una caricia tuvieron lugar mientras se escuchaba una canción popular y de moda.
En el caso de los artistas se añade al sentir popular, la sensibilidad exaltada que le imprime a esas reminiscencias del pasado vida propia con sus creaciones, haciendo trascender y perpetuar en la memoria colectiva parte de la historia personal y nacional.
En esa corriente de reflejar el sentir de un país, con sus personajes, figuras célebres y momentos históricos se encuentra la obra del artista plástico César Caracas (Rivas, 1935), quien lleva a Nicaragua como parte esencial de su trabajo creativo.
En su pueblo cercano a la frontera con Costa Rica, Caracas comenzó a sentir atracción por el dibujo. A los 13 años gana un concurso y poco tiempo después es alumno en Managua de Rodrigo Peñalba, con quien afianza su formación académica. Más tarde viaja a Italia con una beca y estudia en Florencia, en la prestigiosa Academia de San Marcos con el profesor Primo Conti, donde perfecciona la técnica. Al terminar sus estudios regresa a Nicaragua y ejerce como profesor en la Escuela de Artes Plásticas.
César Caracas siempre se sintió atraído por el muralismo, para reflejar los episodios nacionales y los temas sociales. Luego de viajar a México y ver las obras.
De los grandes muralistas, como Siqueiros, Orozco y Rivera -a quien conoció en 1954—, se impregnó del muralismo como elemento fundamental de su creación artística. En cierta ocasión Caracas expresó que cada vez que viajaba por carretera entre Nicaragua y México, siempre hablaba con la gente humilde, con los campesinos, algunos no sabían leer ni escribir, sin embargo decían conocer la historia de México por los murales de Diego Rivera. Hoy día parte de la historia de Nicaragua se conoce por los murales de César Caracas.
El pintor realizó su primer mural en 1958. La pieza de 25 metros recogía un episodio nacional, La batalla de San Jacinto, cuando el ejército nacional derrotó al filibustero norteamericano William Walker, en 1856. Desde entonces su trabajo ha sido continuo tanto en obras de pequeño, como mediano o gran formatos. Sus murales comprenden cerca de sesenta de estas piezas de grandes dimensiones, lo que lo convierte en el principal muralista de toda la historia de su país. Por ello el pueblo nicaragüense tiene un compromiso con este pintor, que ha documentado artísticamente los sucesos que han resaltado la tierra natal.
La pintura de Caracas destaca por su colorido, por los fuertes contrastes que impregnan la tela; por la figuración clara, directa y precisa, así como por el manejo de los trazos en el dibujo. La presencia constante de Rubén Darío en sus cuadros señala lo que el pintor ha expresado en múltiples ocasiones, que es un profundo dariano.
En los cuadros de César Caracas, por su afán de reflejar lo nicaragüense, es fácil identificar güegüenses, volcanes, montañas, paisajes, gentes de pueblo. En sus trazos está lo cotidiano, lo tradicional y lo humano. Sobre la pintura de Caracas el poeta y escritor nicaragüense César Lacayo ha expresado, resumiendo con precisión la labor del pintor que: “César Caracas es un claro exponente de la identidad nicaragüense. Su obra nos adentra en un diálogo con el pasado y el presente de su tierra. Expresa la naturaleza de sus motivos con un lenguaje artístico y popular. Dibujo sólido, colores fuertes, luminosos. Toca el pasado. Lo viejo toma forma, color, novedad e intención marcada en su plástica”.
En Miami, donde reside desde hace más de dos décadas, ha proseguido su carrera y sigue siendo considerado, tanto en su país como fuera, como uno de los mayores exponentes de la plástica nicaragüense y su principal muralista. César Caracas lleva orgullosamente a Nicaragua en su pintura. LIC:RENE DAVILA.
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada